1 Minuto Huelva

Se detecta el inicio de circulación del Virus del Nilo a través de los mosquitos

La Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Consumo ha hecho público en su web el primer informe de la vigilancia entomológica (especies de mosquitos transmisoras y presencia de virus en ellos) en el que se refleja el resultado de las especies detectadas, su densidad y la presencia del Virus de la Fiebre del Nilo Occidental (FNO) en ellos en el sistema de trampeo propio instaurado desde este mes de junio.

La localización de los emplazamientos para las trampas se realiza en 26 municipios de Andalucía, bien por estar estos clasificados como áreas de riesgo alto o moderado, o bien para obtener información sobre el progreso del vector en territorios con niveles de riesgo inferiores.

El objetivo que se persigue es la detección temprana del aumento de la densidad de mosquitos transmisores y la circulación del virus en los mosquitos para informar a la Administración local que intensifique las acciones de vigilancia, control y comunicación en su territorio, disminuyendo así las probabilidades de transmisión a humanos.

Por otro lado, en Andalucía se llevan a cabo más actividades de vigilancia entomológica de mosquitos transmisores del FNO. Cabe destacar la labor de la propia Estación Biológica de Doñana (CSIC) con siete estaciones de trampeo en la provincia de Sevilla y la ejecución del Proyecto Arboprevent que incluye 400 puntos de muestreo en las provincias de Sevilla, Huelva y Cádiz.

Asimismo, el Servicio de Control de mosquitos de la Diputación provincial de Huelva cuenta con 23 estaciones de trampeo por esta provincia. Además, esta información se coordina y se integra con otras vigilancias realizadas en los caballos y aves, por las autoridades autonómicas de sanidad animal y fauna silvestre, y con la vigilancia epidemiológica humana. De todas ellas se realiza igualmente su seguimiento desde Salud Pública y Ordenación Farmacéutica.

Las conclusiones del informe revelan que durante el mes de junio las densidades poblacionales de hembras potencialmente transmisoras de Virus del Nilo Occidental son bajas, especialmente la especie Culex perexiguus. Por otro lado, los análisis de PCR a tiempo real realizados a fecha de este informe arrojan ausencia de circulación del virus. No obstante, se ha comunicado la presencia de VNO (probable) en una de las muestras de la Estación Biológica de Doñana del proyecto Arboprevent.

El perímetro de protección de 1,5 kilómetros circundante a la estación de trampeo engloba a los términos municipales de Los Barrios y Algeciras, habiéndose realizado las correspondientes comunicaciones a la Administración local para la adopción de las medidas de salud pública recogidas en sus planes municipales referidas a vigilancia y control de estos mosquitos en la zona y de comunicación a la población de la zona para alcanzar una mayor adherencia a las medidas preventivas.

Desde Salud y Consumo se recuerda que estas especies de mosquitos pican en horas desde atardecer hasta amanecer, por lo que, especialmente en las zonas de riesgo, hay que mantener unas medidas preventivas sencillas, como lo son el uso de ropa adecuada (colores claros y que cubran la mayor parte de la piel), no usar colonias o perfumes intensos, usar repelentes registrados y medidas domésticas (mallas en huecos y ventanas, repelentes, mosquiteras, etc.), sobre todo, si se pertenece a un grupo población en una situación de inmunidad comprometida.

AMPLIACIÓN +1MINUTO

Este año la vigilancia entomológica desarrollada por el Servicio de Salud Ambiental abarcará a 110 municipios andaluces. De los que 39 municipios disponen de nivel de riesgo (NR) 1, 35 de NR 2, 21 de NR 3 y 15 de NR 4. El resto de los municipios andaluces se encuentran en NR 0. Donde 0 es el nivel de riesgo menos grave y 5 el más grave.

Las acciones de control, con el objetivo de disminuir el riesgo de salud de la población, variarán en función de los Niveles de riesgos. Así en el nivel 1 se mantendrá, entre otras medidas, comunicación e información a la ciudadanía, además de labores de vigilancia tanto en humanos como en animales. En el nivel 2, se establece una vigilancia de la presencia de larvas/adultos en zonas urbanas y en focos de riesgo en zonas rurales transitadas.

Por su parte, en el nivel 3, se intensifica la diagnosis, especialmente en distancias inferiores a 1,5 kilómetros de núcleos urbanos y en zonas rurales transitadas. Y en el nivel 4, se sigue una vigilancia activa humana, además de la participación de un comité técnico para estudiar la situación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: