1 Minuto Huelva
Image default

«Deberíamos analizar por qué la gente se ha ido y qué tendría que cambiar para que vuelva»

Hoy recibimos en el faro con los brazos abiertos a Antonio Javier Cayetano Matamoros, un onubense de veintinueve años que, después de formarse en nuestro país, ha escogido las frías tierras del norte de Europa para especializarse como ingeniero electroacústico. Desde lo alto del faro y con la perspectiva que da la distancia, Antonio comparte con nosotros su experiencia y nos invita a reflexionar sobre las razones del éxodo de tantos como él.

Antonio, tú naciste y creciste en Huelva pero ¿dónde vives actualmente?

Vivo en Copenhague, aunque antes viví en Madrid durante 6 años.

O sea que ya llevas unos cuantos años fuera de Huelva. ¿Por qué te fuiste?

Pues sí, hace once años que me fui para estudiar en Madrid.

Imagino que vivir en Copenhague tiene que ser toda una experiencia. ¿Qué tal te has integrado en una sociedad como la danesa?

Bastante bien. Al principio fue duro por muchísimas cosas, pero poco a poco se fueron solucionando. Por ejemplo, cómo estudiante internacional es difícil hacerse un lugar allí. Los precios son altos y es muy difícil encontrar una casa y más aún crear un círculo de amigos. Los españoles solemos hacer piña, nos encerramos en nuestros círculos por nuestro fuerte carácter cultural, pero yo intenté alejarme de eso porque veía claro que si me refugiaba en mis compatriotas no podría llegar a tener un buen nivel de inglés o una verdadera experiencia internacional. Eso no quita que tenga amigos españoles.

¿Qué te ha aportado vivir allí? ¿Cómo es la sociedad en ese lugar?

He podido realizar un máster y trabajar en una industria directamente relacionada con mis estudios de ingeniería en un ambiente muy internacional. Además, lo que más me gusta de la ciudad es la posibilidad de ir en bici a cualquier lugar de forma segura. Da una sensación grandísima de libertad.

«Me siento orgulloso de haber podido terminar mis estudios en el extranjero manteniéndome gracias a mi trabajo»

¿Es tu vida allí muy diferente a la que tenías en Huelva?

Creo que sería injusto comparar por los años transcurridos desde que vivo fuera pero, en general, imagino que sí. Imagino que mi vida en Huelva sería un poco más sedentaria.

¿A qué te dedicas en la actualidad? ¿En qué consiste tu trabajo?

Ahora mismo estoy trabajando en una empresa de ayudas auditivas como uno de los líderes del departamento de I+D. Me encargo de dirigir el desarrollo del software encargado de las medidas electroacoústicas y también colaboro con otros compañeros en la creación de nuevos métodos para caracterizar y elegir los componentes en los audífonos.

¿Qué te llevó a esa profesión, Antonio?

Desde pequeño siempre he sentido una gran curiosidad por saber cómo funcionaban toda clase de trastos. Esta curiosidad se incrementaba aún más si el trasto en cuestión hacía cualquier tipo de ruido. Se podría decir que mi carrera es el resultado de preguntarme… ¿Por qué carajo el amplificador suena tan bien cuando toco este botón? De todas maneras esta cuestión se resolvió relativamente rápido, así que busqué una manera de aplicar el conocimiento que había adquirido en mis estudios haciendo algo que pudiera ayudar a la sociedad.

¿Cuál dirías que es tu mayor logro?

Sinceramente, me siento orgulloso de haber podido terminar mis estudios en el extranjero manteniéndome gracias a mi trabajo y con independencia económica de mi familia, que no emocional desde luego… En general fue un periodo muy duro y solitario de mi vida que he conseguido superar.

Si echamos una mirada a tu futuro, Antonio, ¿qué te gustaría conseguir en los próximos diez años?

Me gustaría formar una familia. No sé ni en qué condiciones ni en qué país, ya que mi novia es griega. Por eso, además me gustaría conseguir un trabajo que me permita trabajar en cualquier parte de Europa. Llevo unos años aprendiendo danés y griego y me gustaría conseguir un nivel decente en ambos idiomas.

Cambiando de tema, ¿tú crees, Antonio, que el hecho de haber nacido en Huelva te ha marcado de alguna manera?

Desde luego. Imagino que como a todo el mundo le influencia nacer donde nace. Me ha afectado en el carácter, en el humor, en las formas, ¡en qué no! Es difícil discernir en mi algo que sea muy específico.

«Cuando vivía en Huelva todo parecía más inamovible pero veo que muchas cosas han cambiado»

Si volvieras mañana a Huelva, ¿qué te gustaría encontrar exactamente igual que cuando te fuiste?

Cuando vivía en Huelva todo parecía más inamovible y eterno. Pero ahora que la he observado desde la perspectiva del que va y vuelve, veo que muchas cosas han cambiado. La tienda de música de siempre, por ejemplo, cambió de local. Lo mismo que con las calles, edificios, bares… Todo cambia y creo que eso es bueno. Pero si tengo que decir algo concreto es que mi familia siga allí y que se mantenga el puesto de hamburguesas de la plaza de las Monjas.

Y al contrario, si regresaras mañana a Huelva, ¿qué te gustaría que hubiera cambiado?

Muy fácil: la vida cultural. Cuando vivía allí siempre la eché de menos y ahora que la he vivido en otras ciudades me parece que en Huelva se podrían hacer muchas más cosas, sobre todo en la oferta musical. Desde que me fui hay algo más, pero creo que se queda corta.

Antonio y su pareja/1M

Parémonos un instante a imaginar cómo podría ser Huelva dentro de diez años, ¿tú cómo la imaginas?

No sabría contestar, ya que no vivo allí. Pero en general creo que todo el mundo va a cambiar bastante en muy poco tiempo.

Y para terminar, Antonio, ¿qué pregunta te hubiera gustado que te hiciera y no te he hecho?

Me hubiese gustado algo referido a qué tiene que suceder para que vuelva a Huelva. Aunque en mi situación actual, tanto profesional como personal, no se dan las condiciones para volver a vivir allí, creo que deberíamos analizar por qué la gente se ha ido y qué tendría que cambiar para que vuelvan.

Sin duda es una gran pérdida para todos que tanto talento formado en nuestro país haya tenido que salir fuera a buscar un futuro profesional. Antonio, muchas gracias por subir a nuestro faro y dedicarnos un minuto de tu tiempo. ¿Hay algo que quieras decir a quienes lean esta entrevista?

Querría dar las gracias a toda la gente que aprecio en Huelva y les pido que no se olviden de mí. Intentaré pasar más por allí.

Parece difícil que alguien se pueda olvidar de una persona con la valía de Antonio y, desde luego, nosotros no lo haremos. Este faro siempre tendrá las puertas abiertas para que la voz de todos los que han tenido que irse lejos de Atlantis llegue alta y clara a los que pueden hacer más fácil su regreso.

¡Hasta la vista!

Si conoces a algún joven onubense que esté viviendo y trabajando en el extranjero, y crees que tiene una historia que contar, ponte en contacto con nosotros en el correo javier.devitorio@1minutohuelva.com

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: