1 Minuto Huelva

Diésel renovable producido en Huelva, a base de aceites de cocina usados, como combustible para trenes

Se pondrá en marcha en el Parque Energético La Rábida, de Cepsa. Serán 160 toneladas de biocombustible de segunda generación que se utilizarán en un proyecto piloto pionero en España

Parque Energético La Rábida/ 1M

Los biocombustibles de segunda generación ya son una realidad. Cepsa, en su Parque Energético La Rábida de Palos de la Frontera (Huelva), va a producir 160 toneladas de diésel renovable a partir de aceites usados de cocina que permite reducir hasta en un 90% las emisiones de CO2.

Este biocombustible se aplicará al transporte ferroviario en un proyecto piloto pionero en España que durará tres meses, iniciándose a principios del mes de julio. Todo ello ha sido posible por la alianza entre Maersk, Renfe y Cepsa que realizarán la primera prueba de biocombustibles 2G del transporte ferroviario español.

Durante noventa días, las compañías probarán diésel renovable como solución para el transporte en tren de mercancías del cargamento de un cliente de Maersk, cubriendo cinco viajes semanales de ida y vuelta en el trayecto Algeciras-Córdoba, dentro de la ruta Algeciras-Madrid, que no está totalmente electrificada.

Este diésel renovable, producido a partir de aceites usados de cocina, se suministrará a las locomotoras de Renfe Mercancías y permitirá recorrer casi 40.000 kilómetros y evitar la emisión de más de 600 toneladas de gases de efecto invernadero.

La puesta en marcha de esta prueba piloto permitirá extraer datos técnicos, ambientales y económicos para analizar la viabilidad del uso de combustibles verdes como alternativa al diésel convencional en el transporte ferroviario por líneas no electrificadas.

Los biocombustibles de segunda generación pueden utilizarse en las locomotoras sin necesidad de realizar modificaciones en sus motores y permiten una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero frente a los combustibles convencionales. En concreto, durante todo el ciclo de vida, desde la producción hasta su uso, estas emisiones pueden reducirse hasta en un 90%, en comparación con los combustibles tradicionales. Además, estos biocombustibles fomentan la economía circular, al utilizar para su producción residuos que, de otro modo, terminarían en vertederos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: