1 Minuto Huelva

Premio nacional a la recuperación de la Almadraba de Nueva Umbría

El Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) ha concedido su premio nacional de arquitectura en la categoría de ‘Hábitat’ a la adecuación paisajística del Real de la Almadraba de Nueva Umbría en Lepe

Real de la Almadraba de Nueva Umbría/ 1M

La intervención es una de las seis premiadas y ha sido escogida dentro una selección de más de 400 proyectos inscritos en la convocatoria. La adecuación paisajística de la Almadraba de Nueva Umbría ha sido ganadora en la categoría ‘Hábitat’ a los valores básicos de la Arquitectura y el Urbanismo como son la habitabilidad, la calidad espacial y del entorno urbano y paisajístico y la capacidad de estímulo.

El jurado ha destacado la intervención «por su claridad, elegancia y belleza, así como por su capacidad para integrarse en el paisaje de manera sutil y a la vez respetuosa con las preexistencias, recuperando las señas de identidad de un modo de vida que transitaba en armonía con la naturaleza«.

«Es una propuesta emocionante y evocadora que capta y funde en la solución la mágica de la luz de los mares del sur», ha remarcado el dictamen del jurado.

El Real de la Almadraba es un conjunto arquitectónico que data de 1929 y representa el arte de pesca del atún en la costa de Huelva. Abandonado en los años setenta, fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2015.

La rehabilitación, puesta en marcha por la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, que ha contado con un presupuesto de 636.346 euros cofinanciado con fondos europeos Feader, se enfocó en las piezas industriales y se completa con un sendero peatonal que une el río Piedras con el océano Atlántico.

AMPLIACIÓN +1MINUTO

Así, se ha reconstruido el embarcadero, la traza de la caseta de gasoil y tres pequeñas piezas que componen las calderas, el alquitranadero y la chimenea del Real de la Almadraba. Se ha dispuesto de una pasarela de madera que conecta el embarcadero y la playa y favorezca el uso público de forma respetuosa con los vestigios de la Almadraba y el espacio natural protegido.

También se han adoptado medidas preventivas para mitigar o amortiguar los impactos ante un posible incremento de usuarios de las playas del espacio natural protegido, dado que se trata de un lugar de gran riqueza paisajística. El conjunto almadrabero ha quedado delimitado mediante una valla cinegética para evitar un mayor deterioro así como situaciones de riesgo para los visitantes.

Asimismo, el proyecto ha incluido la mejora de la accesibilidad al litoral a través de la intervención en las conexiones con La Antilla y el puerto del Terrón. Para ello se han adecuado dos sendas.

Por un lado, el camino de Nueva Umbría desde el parking del puerto, con el uso permitido para peatones y ciclistas, restringiendo el uso rodado a vehículos de servicio público. Y la segunda, en la senda que discurre paralela a la playa y perpendicular a la primera, que ha sido invadida por la dinámica dunar en su tramo próximo a La Antilla, y donde se ha conectado con el núcleo urbano.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: