1 Minuto Huelva
Image default

Huelva corona a la Amargura

Huelva vivió una jornada especialmente emocionante la tarde del sábado con el acto de coronación de María Santísima de la Amargura. La devoción a la Madre del Nazareno quedó plasmada en una cita muy medida en cuanto a excesos pero auténtica en cuanto al fervor a la dolorosa de la Madrugá. El obispo de la Diócesis onubense, Santiago Gómez Sierra, puso sobre las sienes de la Amargura la corona de salida de la imagen, que presidía en su imponente paso de palio el gran altar montado en La Placeta.

La jornada comenzó una hora antes con la salida de la Virgen desde la iglesia de la Concepción, que lo realizó por la puerta lateral. Para entonces ya estaba totalmente llena la zona reservada para asientos, que ocupaba toda la calle Méndez Núñez. Hasta el altar fue tras varias chicotás, mientras sonaban cantos clásicos por la megafonía del acto. Al llegar a La Placeta subió una larga rampa que llevó a la Amargura hasta la parte más alta, donde presidió la misa.

Una vez entronizada la imagen, y tras varios minutos de espera, comenzó la procesión litúrgica con el obispo, Santiago Gómez Sierra, a la cabeza. La santa misa se desarrolló con solemnidad. Durante la misma se procedió a la imposición de la corona, que entregaron los padrinos, la Hermandad de la Cinta y el Ayuntamiento de Huelva, con Esteban Brito y Pilar Miranda como hermano mayor y alcaldesa, respectivamente. También estuvo presente el hermano mayor del Nazareno, Marcos de la Corte.

Fue el obispo quién, tras subir las escaletas de acceso al interior del palio y a la altura de la imagen, el que impuso la corona a la Amargura, con la ovación de los presentes, que lanzaron vítores a la dolorosa.

Una vez finalizada la santa misa, la imagen comenzó un recorrido triunfal por las calles del centro de la ciudad, donde miles de onubenses disfrutaron de una jornada cofrade muy especial.

Uno de los momentos más emotivos se vivió en la puerta del Ayuntamiento, donde la Amargura fue despedida por un manto de colores que llenaron de luz el cielo de Huelva para arroparla a su paso por la plaza de la Constitución, celebrando que Ella ya estaba coronada.

Sobre la una de la madrugada llegó el palio de la Amargura hasta la calle Esperanza Coronada. Allí se desbordaron todas las pasiones con un recibimiento lleno de emoción. La calle, engalanada, acogió a la dolorosa coronada de la Madrugá con un gran fervor. A sones de ‘Esperanza por Huelva Coronada’ recorrió los metros que separan la plaza Niña de la puerta del templo de la Esperanza. Hasta allí entró la Amargura como hizo desde 1999 hasta 2007, cuando fue la casa del Nazareno para su salida en Semana Santa por el cierre de la Concepción. La despedida de la calle fue una continua petalada que emocionó a los miles de onubenses que no quisieron perderse el momento.

Noche inolvidable la que vivieron, especialmente, los hermanos del Nazareno. Recogieron de la ciudad un enorme cariño tras ser coronada su Titular, María Santísima de la Amargura.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: