1 Minuto Huelva
Image default

8M: «Tuve que irme de casa con cinco hijos»

En este 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, la voz de Ana María se alza para hablar sin miedo de los difíciles momentos a los que se ha tenido que enfrentar, tomando decisiones que sabía que cambiarían su vida.

Ana María Rivas / L.M.

“Todo lo que he hecho durante mi vida ha sido convencida de que estaba haciendo lo correcto. El miedo a lo que pueda pasar nos atenaza pero, por muy difícil que sea, terminamos haciendo lo que sabemos que tenemos que hacer; cuando llega el momento eres capaz. Nunca es tarde para reconducir tu vida y no me arrepiento de nada”.

La historia de Ana María Rivas es el reflejo de una constante superación, reinventándose para adaptarse a diferentes etapas de su vida en las que tuvo que sobreponerse y salir adelante. Y no fue fácil. En este 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, la voz de Ana María se alza para hablar sin miedo de los difíciles momentos a los que se ha tenido que enfrentar, tomando decisiones que sabía que cambiarían su vida. Unas decisiones en las que tenía que contar con sus siete hijos e hijas. Una familia numerosa que comenzó a construir con dieciocho años, cuando se casó sabiendo el estilo de vida que quería. Desde el principio tuvo claro que quería cuidar de sus hijos y que no pondría límite a los niños que llegaran.

Aunque no podían permitirse “lujos” nunca faltó nada en casa. Sus escapadas a la playa siempre causaban admiración entre las personas que se iban encontrando. Al contrario de lo que podría parecer, esos siete niños y niñas se organizaban, cuidaban unos de otros, se ayudaban y eran conscientes en todo momento de la importancia de colaborar juntos.

Esa vida no fue la que llevó a Ana María al borde de la depresión sino el poco tiempo que encontraba para cuidarse y la obesidad mórbida con el que tuvo que vivir después de siete embarazos y que le provocaba problemas de salud minando su autoestima. Tomó la decisión de operarse para reducirse el estómago, una intervención de riesgo, pero como ella misma asegura: “prefería morirme antes que seguir viviendo así”.

También fue difícil el momento en el que decide separarse, con muchos miedos y muchas dudas por sus hijos. Finalmente tomó la decisión y tuvo que ser ella la que se fuera de casa con cinco de los niños. La situación de puertas para adentro era ya “insoportable” por los problemas se iban acrecentando en la relación. Una decisión valiente que cambió el rumbo de su vida.

Ana María siempre había trabajado en casa, aunque algunas personas de su entorno la señalaban porque “nunca había dado un palo al agua”. Ana María quería demostrarse a sí misma que no era así. Comenzó a trabajar, sin estar totalmente recuperada de la operación, y poco después quiso formarse y estudiar. Y así lo ha hecho desde entonces.

No pudo terminar sus estudios de Auxiliar de Enfermería y ella misma reconoce que “soy una enfermera frustrada”. Su sueño sería poder cubrir las emergencias en un equipo del 061, estando en primera línea, pero muy joven tomó otro camino que la llevaría a dedicarse muchos años a la crianza y educación de sus siete hijas e hijos.

Recuerda con cariño cuando la contrataron para la limpieza del hospital Juan Ramón Jiménez. En el turno de noche podía ver los quirófanos, las salas de consulta, las zonas de pediatría o de pruebas radiológicas… Ana María disfrutaba y miraba curiosa cada escenario que se encontraba.

A día de hoy, Ana María continúa trabajando, estudiando, siendo un referente para sus hijos. Una vida rehecha con muchas decisiones tomadas que la empoderaron y la hicieron encontrar un sitio donde ser feliz y desarrollarse en muchas otras facetas.

En el Día Internacional de la Mujer, Ana María nos recuerda que “no ocurre nada por equivocarse, sabiendo valorar las pequeñas cosas, superando los miedos, porque al final somos más fuertes de lo que creemos. Nunca es tarde para nada: ni para formarse, ni para tener una relación, ni para reconciliarse ni para pedir perdón”. Una vida de entrega, esfuerzo y sacrificio con un hilo conductor: actuar siempre convencida de estar haciendo lo correcto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: