1 Minuto Huelva
Image default

40 años en Bomberos: una vida dedicada a salvar a los demás

José Martín Martín es un bombero del parque de Huelva capital que ya se retira tras cuatro décadas dedicadas a su profesión, algo que para él es más que un trabajo; ha sido su forma de vida. Martín recuerda en esta video entrevista cómo era ser bombero hace cuarenta años, cómo es el día a día desde dentro, repasa anécdotas ocurridas durante este tiempo y también aborda cómo viven los momentos más duros y cómo se reponen de las tragedias.

Ser bombero como forma de vida, más allá de la profesión y del trabajo que se desempeña en el día a día. Cuarenta años de dedicación incansable, con la misma ilusión de aquel joven de 23 años que entró en el cuerpo de Bomberos de Huelva cuando el parque actual aún no existía y los pocos efectivos de la plantilla acudían a un viejo almacén donde se guardaban las dotaciones. Los mandos, en aquel lejano 1983, aun eran de la conocida ‘vieja guardia’ con reminiscencias franquistas contra las que se rebelaban sabiendo que podían tomar represalias contra ellos.

Máscaras con filtros o pañuelos humedecidos con agua para enfrentarse al fuego, sin protocolos de actuación, compartiendo equipos y exponiéndose al riesgo sin todas las medidas de seguridad. Así comenzó todo, siendo testigo de la evolución de los bomberos a lo largo de cuatro décadas con lágrimas que asoman al recordar experiencias y vivencias, mostrando orgullo y pasión por lo que ha sido su vida.

Esta historia tiene nombre propio: José Martín Martín, un ejemplo de esfuerzo e implicación con una clara vocación de ayuda a los demás que es capaz de transmitir con su mirada. Se ha resistido a jubilarse, pero ya es el momento. Se despide de la que ha sido su casa desde los 23 años dejando tras de sí amigos y compañeros que lo admiran, e intentando dejar la impronta de humanizar el trabajo e implicarse con las personas que ayudan cada día. No fue su vocación desde el principio, pero se interesó por la profesión siendo un joven veinteañero al conocer a algunos bomberos de su pueblo: Minas de Las Herrerías, en Puebla de Guzmán.

Los Bomberos hace 40 años
Los bomberos desde dentro

A pesar del tiempo transcurrido, José escucha la sirena en el parque y llega, como una ráfaga, a las 140 pulsaciones. En un minuto la brigada tiene que estar en la calle si se trata de un accidente o un incendio de vivienda. El corazón va recuperando su ritmo normal al acercarse al destino. Hay que mantener la cabeza fría y trabajar rápido sin implicarse en la tragedia (al menos de momento). Termina la intervención, exhausto tras estar expuesto a más de 500 grados si se ha sofocado un fuego. Ahora sí, José (encontrando fuerza donde ya pensaba que no había) se acerca a los afectados y los abraza intentando que encuentren consuelo.

El mismo aliento que le regala a una anciana que se ha caído y no puede levantarse hasta que acudan los servicios sanitarios. Tardan en llegar y José se recuesta al lado de la mujer para tranquilizarla mientras ha conseguido que comparta con él algunas historias de sus nietos.

El escenario es aún más complicado cuando hay víctimas, y siempre se preguntan si podían haber hecho algo más. Entre los bomberos comparten sus emociones ante la desolación de haber realizado todo lo posible y, aun así, que se haya perdido una vida.

La parte más difícil de ser bombero: ¿Cómo enfrentarse a la tragedia?
Humanizar el trabajo e implicarse con las personas

Para José, ya convertido en Sargento, esta profesión es más que un trabajo y ha vivido para ello: ayudando a los demás afanándose por superarse a sí mismo, dando lo mejor de él incluso atravesando el Atlántico para ayudar a formarse a los bomberos de Latinoamérica.

Cuarenta años de anécdotas
Los riesgos a los que se enfrentan los bomberos en su día a día

El legado de este bombero vive en las nuevas generaciones y en sus propios hijos. Uno de ellos comparte su profesión y ha coincidido con él en el parque de Huelva durante el último año. El otro, sin serlo, también es conocido en el pueblo por llevar con orgullo las camisetas de su padre.

Más que una profesión

José Martín es ejemplo de una vida dedicada a los demás, y éste es nuestro pequeño homenaje. GRACIAS.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: