1 Minuto Huelva

Concluyen con éxito los dos ensayos previos al lanzamiento del Miura 1

Se efectuará en una alguna de las ventanas de lanzamiento abiertas entre octubre y noviembre.

El Miura 1, el primer lanzador privado de Europa desarrollado por PLD Space, ha superado los dos ensayos previos al tercer intento de lanzamiento del cohete, aunque la empresa aún no ha precisado una fecha exacta, si ha adelantado que se efectuará en una alguna de las ventanas de lanzamiento abiertas entre octubre y noviembre.

Según ha indicado la compañía PLD Space, se ha concluido «con éxito» los dos ensayos previos al lanzamiento de la primera unidad de vuelo del cohete español: los test de los cables umbilicales y el llamado Wet Dress Rehearsal (WDR), por lo que «los buenos resultados obtenidos» durante estas pruebas «dan luz verde» a la misión de vuelo del microlanzador suborbital.

No obstante, la empresa aún no ha indicado una fecha exacta para el lanzamiento, que tendrá lugar en las instalaciones del Centro de Experimentación de El Arenosillo (CEDEA) del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), sino que ha señalado que se llevará a cabo en una de las diferentes ventanas que PLD Space tiene reservadas en octubre y noviembre. La compañía anunciará la fecha públicamente con una antelación aproximada de 24 horas.

De este modo, PLD Space afronta el tercer intento de lanzamiento de Miura 1, despues de que el pasado 31 de mayo, la empresa pospuso el vuelo de su lanzador por los vientos en altura y el 17 de junio, lo volvió a intentar produciéndose un aborto automático a 0,2 segundos del despegue. Desde entonces, la empresa no ha podido realizar un nuevo intento de vuelo por el obligado cumplimiento de la normativa vigente de prevención de incendios, las altas temperaturas en esta época del año y la coordinación con la Guardia Civil para garantizar la zona de seguridad.

Por todo ello, el equipo ha aprovechado los últimos meses para analizar lo sucedido en el primer lanzamiento y realizar todas las verificaciones necesarias para «garantizar al máximo el éxito del vuelo».

Asimismo, ha indicado que la «principal conclusión» de este análisis corrobora que el aborto automático se produjo por «los tiempos de suelta de los umbilicales (los cables que conectan el cohete con la rampa), aunque arroja luz sobre el motivo de este retraso de uno de ellos de tan solo una décima de segundo».

Así, la compañía ha detallado que el software de tierra «interpretó que uno de estos cables no se había soltado y automáticamente envió un comando de aborto de lanzamiento», pero «la realidad es que sí se había ejecutado esta suelta, solo que con un retraso de 0,1 segundos». Los datos obtenidos por PLD Space demuestran que este retraso «se produjo a causa de una desviación de un grado en inclinación medido por un sensor de inclinación de la rampa».

«Si el cable está menos tenso de lo previsto, el tiempo de tracción es mayor porque el sistema solo tiene que tirar del conector, sino que primero debe tensar el cable y el margen de error era muy pequeño», ha explicado el director de Lanzamiento y cofundador de PLD Space, Raúl Torres, quien ha añadido que «el motor funciona hasta que se le dice que no funcione y en este caso fue el software de tierra el que envió ese comando de no continuar con el lanzamiento porque entendió que los umbilicales seguían conectados«.

Con estas conclusiones, la empresa espacial española ha realizado los ajustes necesarios sobre el inclinómetro y, durante las últimas semanas, ha llevado a cabo una campaña de ensayos que asegura la repetitividad del sistema. Asimismo, se han ajustado los tiempos de respuesta del software en función de los resultados obtenidos durante estas pruebas. En paralelo, PLD Space también ha efectuado las tareas de mantenimiento de todos los subsistemas integrados del cohete.

AMPLIACIÓN +1MINUTO

Tras finalizar las revisiones técnicas y pasados los meses de verano, la unidad de vuelo de Miura 1 ha vuelto recientemente a la base lanzamiento de PLD Space en Huelva desde sus oficinas centrales en Elche. Allí se han realizado los últimos dos ensayos previos a su lanzamiento.

El primero corresponde a las conexiones umbilicales. El equipo ha replicado la suelta de estos cables con el cohete en vertical en la rampa de lanzamiento y el resultado ha sido «el esperado». El segundo test es el conocido como Wet Dress Rehearsal (WDR). Se trata de una prueba de carga completa de propelentes, que incluye todos los pasos del lanzamiento y presurización previos al encendido de motor. El «éxito» de este ensayo supone que el Miura 1 «está listo para volar en las próximas ventanas de lanzamiento previstas para este mes de octubre«.

Por tanto, solo está pendiente que el INTA y PLD Space concluyan la revisión formal de vuelo o Flight Readiness Review (FRR) y que, tras la integración de la carga de pago del Centro Alemán de Tecnología Aplicada y Microgravedad (ZARM), perteneciente a la Universidad de Bremen, se proceda a formalizar la autorización de vuelo, el llamado Launch Readiness Review (LRR).

Desde ese momento, la empresa española cuenta con una serie de ventanas de lanzamiento en octubre y noviembre para proceder a nuevos intentos de vuelo, que serán comunicados públicamente con 24 horas de antelación.

Se trata de una compleja operativa, que está condicionada por una serie de variables internas y externas que PLD Space tiene definidas dentro de su plan de mitigación de riesgos. Durante el prelanzamiento, se contempla motivos de cancelación relacionados con la previsión meteorológica cambiante (especialmente de vientos en altura), la violación del rango de seguridad o cuestiones técnicas asociadas, por ejemplo, a la carga de propelentes.

Por otro lado, durante la autosecuencia, el equipo de Lanzamiento considera posibles situaciones de aborto derivadas de anomalías técnicas como la lectura de sensores de abordo. Por último, PLD Space también prevé posibles escenarios durante el propio vuelo del microlanzador relacionados con la degradación de la trayectoria o del comportamiento de alguno de sus subsistemas.

Este análisis de posibles riesgos pone de manifiesto «la dificultad» de la misión, ya que, como ha subrayado el presidente ejecutivo de PLD Space, Ezequiel Sánchez, «el porcentaje de éxito de un primer lanzamiento en la industria es del 45% aproximadamente», por lo que son «conscientes» de que han asumido «un reto en la industria europea del más alto nivel», pero lo afrontan «con la confianza y el liderazgo que nos aporta nuestra trayectoria y el know-how que venimos acumulando».

MIURA 1

El Miura 1 es el primer cohete privado europeo que se lanza al espacio, un microlanzador de 12,5 metros de longitud y 2.500 kilos de peso, al despegue, que servirá para poner en órbita pequeños satélites. Además, ha sido diseñado para llevar esa carga al espacio y devolverla a la Tierra de forma segura.

El primer cohete (el Miura 1) tiene previsto realizar un vuelo ‘suborbital’, es decir, que se elevará a una altura de 150 kilómetros pero sin llegar a circunvalar por completo la Tierra. Además, llevará consigo varios instrumentos que permitirán hacer varias investigaciones en condiciones de microgravedad.

El cohete fue presentado, ya ensamblado, en 2021 y en noviembre de 2022 la compañía anunció que se había realizado un ensayo completo del Miura 1.

El Miura 1 se desarrolló en las instalaciones de PLD Space en Elche, las primeras pruebas se realizaron en Teruel, pero desde marzo se trasladó a las instalaciones del Cedea en El Arenosillo, donde se realizará el control de vuelo, ya que el despegue se realizará desde Médano del Loro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: