1 Minuto Huelva
Image default

Iniciado un estudio arqueológico en el entorno de la Ermita del Rocío

El objetivo es avanzar en el conocimiento de la historia del enclave del Rocío y sus inmediaciones; de cómo evolucionó este lugar y de sus funcionalidades históricas. Además, se podrá sacar a la luz los antiguos portuarios existentes en el Caño de la Madre, cuando era navegable con pequeñas embarcaciones.

La aldea de El Rocío está siendo objeto desde la semana pasada de un estudio geoarqueológico, financiado por la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte con 17.605,50 euros que se desarrollará durante otoño por el Grupo Vrbanitas, Arqueología y Patrimonio de la Universidad de Huelva de la mano de su director, el profesor Javier Bermejo Meléndez.

El presidente de la Hermandad Matriz, Santiago Padilla, ha manifestado que “esta es una oportunidad única para avanzar notablemente en el conocimiento de la historia del enclave del Rocío y sus inmediaciones; de cómo evolucionó este lugar y de sus funcionalidades históricas, delimitando con más rigor sus distintos períodos”.

“Además, se podrá sacar a la luz los antiguos portuarios existentes en el Caño de la Madre, cuando era navegable con pequeñas embarcaciones desde el río Guadalquivir hasta prácticamente la puerta de la Ermita del Rocío, con lo que ello significaría sobre la conexión con las ciudades de Sevilla y de Sanlúcar de Barrameda, especialmente durante la Carrera de Indias”, ha concluido. 

De esta forma, se atiende una iniciativa que la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte hizo a la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte a comienzos del año 2022, y que ha tenido en cuenta una propuesta del historiador Julio Mayo Rodríguez. Los trabajos cuentan con la aprobación y el apoyo del Ayuntamiento de Almonte y del Espacio Natural de Doñana, que han facilitado las autorizaciones preceptivas para llevarlo a cabo.

Desde el punto de vista metodológico, el desarrollo de esta investigación comprende tres actividades fundamentales. En primer lugar, una prospección geofísica mediante georradar en el entorno del Santuario, así como en algún otro punto de la aldea, que permita corroborar la existencia de restos arqueológicos soterrados. En segundo lugar, una prospección superficial en las inmediaciones del enclave y en zonas anexas del Parque Nacional de Doñana, y, finalmente, la toma de muestras sedimentarias en el entorno de la Marisma de la Madre para definir aspectos geoarqueológicos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Comenta la noticia: